Daniela, la bella durmiente

Una niña identificada como Daniela Martín Becerra, de origen cubano conocida cariñosamente como “la bella durmiente”. Perdió la vida después de permanecer dos años ingresada en el hospital de Santa Clara, Cuba.
La pequeña había sido declarada hace un día aproximadamente, en estado terminal por una infección y algunas complicaciones.

En ese momento su madre y seres queridos habían pedido oraciones por ella para que lograra vencer la MÜ€RTE una vez más. Pero esto no ocurrió en esta oportunidad.
Hace unos dos años a Daniela le diagnosticaron el Síndrome de GuillainBarrén. Un trastorno poco frecuente que ocurre cuando el sistema inmunológico ataca parte del sistema nervioso por error y provoca debilidad muscular, entumecimiento, fatiga o parálisis total. Permaneció todo el tiempo
ingresada en la sala de Terapia Intensiva del Hospital Pediátrico «José Luis Miranda», de Villa Clara.
La Bella Durmiente Daniela
Su mamá, Mirka Tania Romero informó en la red social Facebook sobre el
deceso de la niña cubana: “Se llena de grandezas y purezas el cielo. Recibe un ángel llamado Daniela”, La antillana invitó a todas las personas que apreciaban a su hija y que quieran
ir al velorio de sus restos.
“Mañana a las 10 de la mañana en la funeraria las villas de Santa Clara se velarán las cenizas de nuestra bella durmiente, esa niña que ocupa el corazón de todo un pueblo esa guerrera que después de tanta lucha decide ir a hasta la estrella más grande y quedar con Dios para siempre. Todo el que desee puede ir. Dios te bendiga mi niña vuela alto muy alto. Te ama mamá”, dice el emotivo mensaje que escribió su madre en la red social.

Mirka Tania Romero, en otras oportunidades también había agradecido el apoyo de los cubanos que fueron receptivos con el caso de su hija y le apoyaron con medicamentos y atenciones.
La niña cubana, conocida como “la bella durmiente” estuvo en el hospital durante dos años por complicaciones y negligencias, debido a que la pequeña era portadora de la enfermedad de Síndrome de Guillain-Barré.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *